El Yoga, las terapias, y el camino evolutivo del Ser

por | Jul 23, 2021 | Yoga

»Sanar es tocar con amor lo que antes tocamos con miedo»
– Stephen Levine –

 

El Yoga, las terapias, y el camino evolutivo del Ser

El Yoga no es exactamente una terapia pero sin duda contribuye a un proceso profundo de sanación ya que tiene un Enfoque integral y multidimensional, abarcando lo físico, emocional, mental, energético y espiritual para el perfeccionamiento del Ser: 

  • Cuerpo físico (Annamaya Kosha): lo mantenemos en forma y trascendemos con técnicas de hatha yoga como kriyas, asanas, relajación, bandhas, mudras y alimentación adecuada.
  • Cuerpo energético (Pranamaya Kosha): Podemos aumentar el nivel del prana o energía vital, y desbloquearla a través de la respiración adecuada y el pranayama (control de la energía vital a través de ejercicios de respiración), tomando el control de los órganos de acción para dirigir la energía a través del sushumna nadi (meridiano o canal energético principal) y conectarnos con el Atman (el alma) 
  • Mente y emociones (Manomaya Kosha): Purificar el subconsciente (Chitta) a través de karma yoga (servicio desinteresado) y bhakti yoga (mantras y rituales) para convertir las emociones bajas en amor universal, así como poner los sentidos y la mente (Manas) bajo el control de la mente superior (buddhi) a través de técnicas de raja yoga con los ejercicios meditación. Con jnana yoga (el yoga de sabiduría y el autoconocimiento) se trasciende la razón (buddhi) y el ego (ahamkara) y se empieza a controlar el cuerpo causal. 
  • Cuerpo causal (Anandamaya Kosha): Cuando entramos en meditación se experimenta un estado de felicidad y paz. Esta conexión es el primer nivel de samadhi (estado de supraconciencia). Por ello este cuerpo también es llamado de dicha (Anandamaya Kosha) porque está muy cerca del Atman. Sin embargo, todavía existe en este primer nivel algún resto de dualidad y de separación: “yo soy”, “yo siento paz”. En yoga, la meta es no conformarnos con esta experiencia de dicha sino trascenderla para volvernos conscientes de la verdad absoluta y la unidad con todo. Esta kosha la superamos a través del estado de superconciencia más elevado, asamprajnata samadhi, que nos lleva a la liberación (moksha). 
YO SUPERIOR

Las Terapias

Como comentamos en la entrada anterior, las terapias forman parte crucial en el camino evolutivo del Ser. El tipo de terapia que utilicemos puede trabajar a ciertos niveles de nuestro sistema y nos va a ayudar a sanar, mejorar, equilibrar o evolucionar dependiendo de la situación que queramos tratar. Teniendo más o menos claro donde aplica cada una, sabremos cómo podemos combinarlas y cómo podemos usarlas en paralelo para obtener resultados más profundos.

  • Las Terapias del subconsciente: Serían herramientas como la hipnosis, la auto-hipnosis, las terapias regresivas, el método Silva, y la psicoterapia, que nos ayuda a sacar aquello que está incrustado en nuestro subconsciente y que al extraerlo producen una liberación y un entendimiento de ciertas situaciones y problemas por los que estamos pasando.

Pongamos como ejemplo el cólico menstrual. En gran parte de los casos podrían estar asociados a conflictos internos con la feminidad: ‘en mi familia me enseñaron que era malo menstruar, que las mujeres somos más débiles y sufrimos más’. Al trabajar internamente, soltar este patrón mental y superar esa lección de vida, nos llevaría a sanar y liberar esa ‘costra’ energética para siempre.

  • Herramientas de autoconocimiento: son aquellas que generalmente no son llamadas terapias pero que forman parte del proceso de curación o evolución cuando se usan correctamente.  Son técnicas “informativas” o de “autoconocimiento” como por ejemplo la lectura de registros Akáshicos donde entendemos el por qué de un problema o situación y la lección de vida que nos trae. Aunque parezca descabellado, muchos de estos bloqueos se arrastran de otras encarnaciones a través de nuestro cuerpo causal y permanecen en nuestro subconsciente hasta que finalmente son liberados. Otros bloqueos podrían también estar transmitidos desde nuestro árbol genético a través de nuestro ADN. ¿Has observado o te has preguntado alguna vez por qué ciertos patrones y situaciones se repiten en varias generaciones dentro de una misma familia? ¿O por qué ciertas enfermedades tienen predisposición genética? Pues sí, hemos venido no solo a limpiarnos a nosotros sino también a nuestro árbol genético, es parte del juego de la vida. 

Tanto en este grupo de terapias como en el anterior, es la mente lógica y racional la que de alguna forma es parte esencial del proceso de sanación. Es decir, trabajan solo a nivel del Manomaya Kosha. El entender el porqué de las cosas, nos da una nueva perspectiva de algo que nos está ocurriendo para que podamos sanarlo, completarlo y superarlo. 

En este mismo campo están por ejemplo el I-Ching, las Cartas Astrales, la numerología o el Tarot, cada uno con su especialidad concreta y con su campo de acción específico, pero que al fin y al cabo, todas hacen lo mismo, darnos información sobre algo que nos interesa o nos hace falta para avanzar, evolucionar o crecer (este proceso no debe confundirse y poco tiene que ver con el uso supersticioso de querer adivinar el futuro o leer el horóscopo de la semana). 

Además de trabajar en una situación específica, estas herramientas nos brindan información acerca de nuestra personalidad más profunda, sobre los distintos aprendizajes que debemos trabajar en nuestras distintas áreas de vida y la misión específica que escogimos a nivel de alma para esta encarnación. Muchos filósofos han compartido sus ideas sobre observar el interior o autoconocimiento como clave del desarrollo humano, algunos de ellos eran Platón, Pitágoras, Sócrates y Lao-Tse.

  • Las terapias energéticas como el reiki, la imposición de manos, reflexología, la acupuntura y ciertas técnicas de Pranayama (ejercicios de Yoga para canalizar la energía a través de la respiración) que nos permiten tratar de forma general o particular a nivel energético, nuestro cuerpo y sistema vital. La idea detrás de estas terapias es que canalizamos una energía de vibración mayor, que puede «disolver» o eliminar bloqueos y problemas que tenemos en cualquiera de nuestros chakras o cuerpos sutiles. Esta energía está disponible universalmente para aquellos que saben canalizarla y usarla adecuadamente.

Dentro de esta terapias podemos incluir aquellas que utilizan elementos externos para eliminar nuestros problemas energéticos gracias a la energía de algo exterior a nosotros, por ejemplo la gemoterapia o cristaloterapia (que usa las energías de las piedras y cristales), las terapias del sonido (con música de todo tipo de frecuencias), las terapias de flores de bach, aromaterapia, terapias del color, etc. Son todas esas formas de sanación que se apoyan en la frecuencia y vibración de otros elementos físicos que tenemos a nuestra disposición para trabajar directamente sobre nuestro cuerpo y campo energético.

Desde mi punto de vista estas terapias energéticas co-ayudan al proceso de sanación pero solo para aliviar los síntomas. Es decir, cumplirían la misma función que un fármaco o analgésico pero con el beneficio de ser naturales y no crear efectos secundarios. Sin embargo, hasta que no se cumpla el proceso de liberación de crisis interna los síntomas vuelven a aparecer. Es decir, solo trabajan a nivel del cuerpo energético

Volviendo al ejemplo del cólico menstrual, muchas mujeres podrían por ejemplo tratarse con acupuntura para aliviar el malestar, pero tendrán que seguir haciéndolo de forma permanente hasta que sanen su conflicto interno.

Entender cómo trabajan y el alcance de estas distintas terapias nos sirve para saber cual es la que mejor puede funcionar en un momento dado y cómo se pueden combinar para hacer limpiezas o procesos de crecimiento más profundos. Sin embargo, todas trabajan a un nivel limitado del Ser, ya sea a nivel mental (Manomaya Kosha) o a nivel energético (Pranamaya Kosha).

No basta solo con comer saludable y tomar jugos verdes. ¡Ni hablar de tomar pastillas de por vida! No basta con ir semanalmente a hacernos Reiki o reflexología. No basta con hacernos una carta astral o leer libros espirituales. Todo esto solo nos ayuda a aliviar o enmascarar una situación que ha de ser superada. 

Revisando los infinitos ‘achaques’ por los que he pasado en mi vida y viéndolos en perspectiva, todos han traído un aprendizaje y solo han sanado cuando los he trabajado desde el nivel físico hasta el nivel espiritual.  Sanar es el equivalente a ‘pasar un examen’ en la universidad de la vida. Si no sanamos en esta encarnación probablemente arrastraremos ese karma a la siguiente. 

Para mí, hasta ahora, el Yoga es una de las herramientas más completas que existe para el proceso de sanación. Pienso que a medida que vamos evolucionando y sanando bloqueos a todos los niveles de existencia iremos llevando una vida más plena y cercana a un estado holístico de bienestar.

Me encantaría leer tu comentario, sea que comulgues o no con estas ideas, también puedes compartir tus experiencias y así todos aprendemos de todos. Una gota en el océano es tan importante como el océano mismo =-)

No te pierdas la próxima entrada donde hablaremos en detalle sobre la Sanación Akáshica del Yoga. 

¿Te gustaría aprender a meditar?

Con amor Adri-@yoganesha

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recuerda que el poder está en la mente!!!

Con esta pequeña introducción de autoconocimiento espiritual abres las puertas de una nueva dimensión, sé Bienvenido!!!!

Correo enviado!!