3 Lecciones para la vida que podemos aprender del Bhagavad Gita

por | Feb 2, 2021 | Yoga

“Nunca es lo que haces lo que te complica sino la expectativa de lo que debes conseguir”

– Sadhguru –

3 Lecciones para la vida que podemos aprender del Bhagavad Gita

El Bhagavad Gita o Cantar de Dios, es el más conocido y famoso de los textos hindúes. Es considerado parte del movimiento upanishádico, forma una sección del sexto libro del Mahabharata y se cree fue escrito en el II siglo a.C. Está ambientado al comienzo de una guerra, y relata un diálogo entre el príncipe Arjuna y el conductor del carruaje y consejero Krishna, quien se revela como avatar de Vishnu o una encarnación mundana de Brahman, el Ser Supremo. 

El escenario del Gita en un campo de batalla se ha interpretado como una alegoría de las luchas éticas y morales de la vida humana. El Bhagavad Gita presenta una síntesis sobre el dharma, bhakti yoga, y los ideales del moksha.

El texto cubre conceptos sobre Bhakti, Karma y Rāja Yoga incorporando ideas de la filosofía Samkhya

Arjuna está lleno de dilemas morales y desesperación por la violencia y muerte que la guerra causará en la batalla contra sus propios parientes. Se pregunta si debería renunciar y busca el consejo de Krishna, cuyas respuestas y discurso constituyen el mensaje del Bhagavad Gita. Krishna aconseja a Arjuna que “cumpla con su deber como guerrero de defender el “Dharma” o posición moral a través de una “acción desinteresada”, sugiriendo que está ciego a la verdad fundamental de que las almas de las personas no mueren con sus cuerpos. El alma eterna se reencarna en otro cuerpo, por lo que Arjuna no debe llorar por los miembros de su familia, sino seguir su dharma como guerrero. Si gana la guerra, Arjuna gobernará; si pierde, ascenderá al cielo; pero si se niega a luchar, se deshonra a sí mismo. 

Krishna se revela como el principio y fin de todo lo que existe, como el soporte de todos los mundos de donde proceden los tres gunas o estados del alma: Sattva, Rajas y Tamas. Brahman es el principio indestructible, lo supremo y lo eterno, el absoluto, el yo soy universal. Atman es el espíritu en el hombre. Karma, como acción, es la fuerza de la creación a partir de la cual toma vida todo lo que existe, porque es el que impele a aprender y evolucionar. Karma, generado por nuevas acciones, es el motivo por el que todo nace y renace.

Las 3 enseñanzas principales del Gita que fundaron las bases del Yoga:

  1. Desapego o Karma Yoga. La principal enseñanza de Krishna es que las personas pueden aprender a dejar de aferrarse a los frutos de la acción, alejarse del reino falso de los sentidos y liberarse de las emociones negativas mediante la práctica del yoga. Krishna también dice que solo a través de la acción disciplinada podemos crecer. 

La acción desinteresada y sin apego al resultado promete ayudar a las personas a disolver su sentido de sí mismas, trascender el mundo material y reunirse felizmente con el ser absoluto o Brahman.

white lily flower on body of water

El llamado del Gita a una acción desinteresada inspiró a muchos líderes del movimiento de independencia de la India, incluido Mahatma Gandhi; este último se refirió a él como su “diccionario espiritual”.

Veamos este ejemplo o ‘bofetada’ de Satguru:

Cuando Krishna dice: “Aquel que cumple con sus deberes correctamente y renuncia al fruto de la acción es un renunciante y un yogui”. Digamos que eres contador. Vas a la oficina y cuentas números pero no te gusta. Vas porque te da cierto prestigio, dinero y otros beneficios. Vas no porque te guste contar números, sino por el fruto de la acción. Si no recibes ningún salario, ni prestigio, ni acceso social, ni beneficios de ningún tipo, ¿todavía estarías dispuesto a trabajar? No es que no debas comer ni disfrutar lo que te rodea, pero si esas cosas no estuvieran ahí, ¿seguirías trabajando con la misma intensidad? Eso es lo que es de suma importancia y valor aquí.

He aquí la importancia de alinear lo que se hace con la vocación y la misión de vida! 

2. Devoción o Bhakti Yoga. La segunda enseñanza es el Bhakti Yoga o Devoción a Dios o al absoluto. Pero esta devoción no se basa en usar rosarios, marcas en la frente o hacer ofrendas. Un devoto es el que entrega cada acción al Supremo y lo reconoce en cada faceta de la existencia. Aquel que reconoce a Dios y le adora con sus obras se libera del ciclo de nacimientos y muertes. Krishna le revela: “Todos los senderos llegan a Mí”. Jesús, también, dijo a sus discípulos: “Todos los caminos llegan a Mí”, “La verdad te hará libre. La liberación es paz en la sabiduría. Quien ve a Dios en todo lo que hace, en pensamiento, verbo y acción, llega a Dios”. No siente celos ni envidia, es compasivo, el que no tiene egoísmo, el que recibe igual el frío y el calor, la felicidad y la desgracia, el que siempre perdona, el que siempre está contento, el que no causa temor ni teme a los demás, el que está libre de regocijo exagerado, penas y miedos, el que se entrega a la acción pero no es afectado por ella, el que renuncia a todos los frutos buenos o malos, el que trata igual a amigos y enemigos, el que no se deprime si la gente habla mal de él, el que ama el silencio y la soledad, el que tiene una mente disciplinada, el que es coherente en pensamiento, verbo y acción. Ser un verdadero devoto es realizarse a sí mismo. 

3. Autoconocimiento o Jnana Yoga. El que vive en armonía interior, realiza la verdad dentro de él. La sabiduría del espíritu interior puede correr el velo de la ignorancia de los hombres. Krishna le revela que concentrando sus pensamientos en Él y haciéndose uno con Él, encontrará su morada en Él, es decir en el cristo interno de cada quién. Es necesario practicar la meditación para la purificación del alma, uniendo la mente con la fuerza vital que habita en el cuerpo hasta poner su mente en paz. El que mantiene su mente bajo control, dueño de su inteligencia y constantemente unido a su yo superior, obtiene la paz del supremo Nirvana, que reside en el Krishna.

A la manifestación se le llama el Campo y aquél que lo conoce es el conocedor. Krishna manifiesta a Arjona: “Yo soy el conocedor de todos los campos de mi creación, pues de la conciencia que puede ver el campo y el conocedor del campo, es de donde se origina el verdadero conocimiento”. Algunos logran ver su propio Espíritu mediante la práctica de la meditación, otros a través del servicio. Quien reconoce como idénticos al Dios existente en sí mismo y al Dios que late en todo lo creado, no hiere a otros, por que en ellos se ve a sí mismo y de este modo alcanza la Meta Suprema, hacerse uno con Brahman.

Las lecciones del Bhagavad Gita son numerosas y abundantes. Espero te sean de inspiración. Puedes contactarme si deseas recibir el pdf gratuito de esta grandiosa obra. 

¿Te gustaría aprender a meditar?

Con amor Adri-@yoganesha

Recuerda que el poder está en la mente!!!

Con esta pequeña introducción de autoconocimiento espiritual abres las puertas de una nueva dimensión, sé Bienvenido!!!!

Correo enviado!!