YOGA FEMENINO: MOVIENDOTE CON EL CICLO MENSTRUAL

por | Abr 2, 2021 | Feminidad, Yoga

«Una mujer que abraza su feminidad es una mujer que conoce su poder”

– Kelly McNelis –

¿Estás cansada la mayor parte del tiempo? ¿Se sientes agotada y abrumada emocionalmente? ¿Te sientes mal equipada para manejar el estrés en su vida? ¿Te da miedo tener tu período? ¿Es tu ciclo menstrual algo de lo que sabes poco o algo que prefieres ignorar? Si has respondido afirmativamente a alguna de todas estas preguntas, no estás sola y es probable que el estrés tenga mucho que ver con cómo te sientes.

Esos niveles de estrés están directamente asociados a la forma en que manejamos nuestros hábitos de forma lineal a lo largo de nuestro ciclo menstrual.

Hoy en día, todavía empleamos un enfoque masculino para las prácticas de yoga, a pesar de que la mayoría de las practicantes son mujeres. Este enfoque ‘yang’ del Yoga, que incluye estilos como «Hot Yoga» y «Power Yoga» no permiten las necesidades cíclicas cambiantes de las mujeres, colocando así mayor estrés en sus cuerpos femeninos. La mayoría de los profesores de yoga no tienen la experiencia para ofrecer secuencias de yoga apropiadas para el ciclo o la etapa de la vida de una mujer. Esta idea del yoga femenino es todavía nueva y desconocida para muchas.

El Yoga es un sistema holístico de bienestar y perfeccionamiento del Ser. Muchas personas se acercan a esta práctica buscando disminuir sus niveles de estrés. Pero como mujeres, sin saberlo, podríamos estar aplicando rutinas que lejos de crear un espacio de relajación terminan recargando nuestro sistema nervioso aún más.

Aprender a moverse con nuestros ciclos implica utilizar una práctica de yoga que apoye y refleje nuestra ciclicidad. Encontrar una manera de practicar yoga que vaya con el flujo natural de nuestra energía, y no en contra, nos ayuda a llevar esta mayor conciencia a todas las áreas de la vida: al trabajo, la crianza y a nuestras relaciones.

Si la práctica de Yoga es parte de tus hábitos o estás considerando incluirla en tu vida, te recomiendo seguir los consejos de este artículo.

Muévete con tu Ciclo Menstrual

¿Cómo podemos ajustar nuestra práctica de yoga para reflejar las necesidades cambiantes de las cuatro fases de nuestro ciclo menstrual y, por lo tanto, apoyarnos a nosotras mismas a un nivel holístico?

Un enfoque femenino del yoga honra nuestras necesidades físicas, mentales y emocionales únicas como mujeres. Eso reconoce que los cuerpos de las mujeres son cíclicos y que esto debe reflejarse en una práctica de yoga que sea fluida, cambiante y no lineal.

La práctica de yoga femenina se trata de trabajar a favor de nuestros cuerpos. Adaptándola a nuestra ciclicidad descubrimos como optimizar los resultados para realmente lograr una salud y vitalidad óptimas.

ciclo menstrual

AJUSTANDO TU PRÁCTICA DE YOGA A CADA FASE 

1. ?Primavera – Fase Folicular ?Luna Creciente – La doncella:

Esta fase ocurre justo después que se ha ido la menstruación. Aquí es cuando exhibes las cualidades más «yang» o «masculinas» de tu ciclo. Estás motivada y llena de energía. Tu enfoque es hacia el exterior, y es posible que descubras que es cuando eres más productiva.

En los primeros días después del sangrado, se debe volver a la práctica habitual del yoga de forma paulatina para dar tiempo a que el útero se recupere y su energía se rejuvenezca. Pasados un par de días ¡Es tu momento de brillar en la práctica de yoga! Aborda esas posturas más desafiantes y dinámicas durante esta fase del ciclo. Como esta fase representa un renacimiento y es ideal para emprender nuevos proyectos, es un buen momento para empezar a probar y practicar una nueva postura. Sin embargo, no olvides también tomarte el tiempo para conectar a tierra y equilibrar tu energía para que no sobreestimules el sistema nervioso y te agotes.

2. ? VERANO – FASE OVULATORIA  ?LUNA LLENA – LA MADRE:

Esta fase corresponde al período de ovulación. Al igual que la fase de luna creciente, continúas sintiéndote enérgica y enfocada hacia afuera. Sin embargo, en lugar de la energía orientada al logro e impulsada por el ego que hace que las cosas se hagan, te mueves más hacia una energía materna y nutritiva. Miranda Gray llama a esto la fase «expresiva» porque es cuando te centras más en las relaciones y te vuelves a conectar de forma natural con quienes están cerca de ti. Ahora brillas en tu feminidad y generalmente te encuentras en la cima del apetito sexual y apertura hacia los demás, lo que refleja el imperativo biológico del útero de recibir y «retener».

Tu práctica de yoga se puede volver lúdica y coqueta con «bailes del útero» y secuencias de fertilidad con apertura de cadera. También puedes encarnar la energía amorosa y abierta de esta fase con posturas de yoga que abren el corazón.

Sin embargo, ten cuidado de no dejarte llevar y estirar demasiado durante este tiempo; asegúrate de equilibrar y cerrar tu práctica con posturas relajantes.  Ten en cuenta que el aumento y luego la caída de estrógeno en el cuerpo en este momento puede causar inestabilidad en el sacro y la espalda baja.

3. ? OTOÑO – LA FASE LÚTEA – ?LUNA MENGUANTE – LA HECHICERA:

La progesterona produce un efecto calmante en tu cuerpo, lo que hace que disminuya la velocidad a medida que bajan sus niveles de energía. Ahora es el mejor momento para las tareas de trabajo orientadas a los detalles. Ponte al día con la contabilidad, resuelve las tareas pendientes y administrativas. Es un momento para limitar las expectativas de productividad.

Los primeros días luego de la ovulación aun sentirás gran fuerza vital y puedes continuar con tareas y actividades que requieran de fuerza y resistencia. Pero a medida que pasan los días esa energía irá menguando. Muy a menudo, el temperamento y los nervios se desgastan durante la fase premenstrual. Este es el momento de practicar secuencias relajantes, de conexión a tierra y disfrutar de prácticas prolongadas de relajación (Yoga Nidra). Es un buen momento para trabajar en posturas de cabeza. Las inversiones no solo calman el sistema nervioso, sino que también ayudan a equilibrar el sistema hormonal, que puede ser más necesario en esta época del mes que en cualquier otra.

4. ❄️ Invierno – Fase Menstrual  ?LUNA NUEVA – LA BRUJA:  

Con la llegada de la luna oscura (ya sea real o metafórica) y el desprendimiento del revestimiento uterino, el ciclo comienza de nuevo, simbolizando su interconexión con los ritmos universales de muerte y renacimiento.

Este es el momento de «exagerar» con un Yoga suave, sea Yin Yoga o incluso Yoga Restaurativo para quien sufra de cólicos o falta de vitalidad en esos días. Este es el momento del ciclo en el que estás más receptiva a los estados profundos de relajación y meditación, por lo que se puede aprovechar con una práctica interior tranquila que incluirá tiempo para respirar y simplemente «ser». Crea un espacio sagrado para ti: enciende alguna vela, pon música relajante y apaga el teléfono. Abarca solo aquellas posturas que son seguras y apropiadas para la menstruación. En las próximas entradas hablaremos más del Yoga en esos días.

yoga y ciclo femenino

A medida que tomes notas diarias de los cambios físicos, emocionales y energéticos que experimentes a lo largo del mes menstrual, comenzarás a reconocer un patrón obvio que puede convertirse en tu propia plantilla para ‘moverte con tu Luna’. Esto te servirá como una guía útil, indicando cuándo necesitas adaptar tu práctica de yoga a las distintas fases de tu ciclo. A medida que conozcas mejor tu propio cuerpo, quedarás sorprendida y encantada con los resultados de esta comprensión más profunda, que es beneficiosa no solo para su práctica de yoga, sino para tu vida diaria «fuera del tapete».

¿Te gustaría saber más detalles sobre las prácticas recomendadas del Yoga Femenino? Comenta y comparte ?

Algunos libros y referencias recomendados para profundizar en el tema: 

¿Te gustaría aprender a meditar?

Con amor Adri-@yoganesha

2 Comentarios

  1. Maru

    Me ha encantado, gracias por recopilar y resumir de forma ilustrativa esta esta información tan útil. Ya me pongo a tomar apuntes sobre mi ciclo 😉

    Responder
    • Adriana Grosso

      Gracias a ti por el apoyo, ahora a ajustar hábitos para una vida con más consciencia femenina =.)

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recuerda que el poder está en la mente!!!

Con esta pequeña introducción de autoconocimiento espiritual abres las puertas de una nueva dimensión, sé Bienvenido!!!!

Correo enviado!!