TANTRA, YOGA Y SEXO – MITOS Y VERDADES

por | Ago 11, 2020 | Yoga

‘En los países occidentales, el tantra se presenta como sexo sin inhibiciones. Ha sido tan mal interpretado. Esto se debe a que los libros sobre tantra han sido escritos por personas que solo quieren vender. La palabra “tantra” significa literalmente una técnica o una tecnología. Esta es una tecnología interna’ 

– Sadhguru –

  1. ¿Qué es el Tantra? 

Es un complejo cuerpo de prácticas religiosas que se extendió en las tradiciones hindúes, budistas y jainistas. Son una acumulación de prácticas e ideas donde los rituales o kriyas son el foco principal. La palabra aparece en los himnos del Rigveda, como “tejido“, con el significado de “entrelazar tradiciones y enseñanzas como hilos” en un texto, técnica o práctica. 

El erudito del siglo V a. C. Pāṇini explica el tantra a través del ejemplo de “Sva-tantra” como aquel que es “independiente” o que es su propio maestro. Luego Patanjali acepta esta definición y afirma que se trata de reglas estructuradas, procedimientos, o conocimientos en cualquier campo que se aplique a muchos elementos. Para sus practicantes, Tantra se define como una combinación de textos, técnicas, rituales, prácticas monásticas, meditación, yoga e ideología.

Las fechas más tempranas para los textos relacionados con las prácticas tántricas aparecen alrededor del siglo IV DC. Ya en el siglo X existía un corpus extenso de textos tántricos que se compusieron principalmente en Cachemira y Nepal. También fueron llamados con otros nombres como agamas, samhita o pancaratra en diversas ramas filosóficas. Los budistas desarrollaron su propio corpus de Tantras. Entre los hindúes, los pertenecientes a las tradiciones védicas ortodoxas rechazaron los textos de tantra, mientras que los seguidores tántricos incorporaron las ideas védicas dentro de sus propios sistemas, considerando a los tantras como la comprensión más alta y refinada de las ideas más antiguas. Algunos consideraron que los textos de Tantra eran superiores a los Vedas, mientras que otros los consideran complementarios. ¿Tal vez algo análogo al antiguo y nuevo testamento? 

  1. El orgasmo de la creación 

Para entender la cosmovisión del Tantra hay que conocer la base de la filosofía Samkhya: Al principio no hubo nada sino Purusha o consciencia pura y Prakriti o materia y energía en estado potencial. Purusha se une con Prakriti con el deseo de conocer su propia naturaleza. 

Por la unión de Purusha y Prakriti, las tres gunas pierden su balance y ocurre el orgasmo universal cuyo sonido es el Om y se manifiesta la creación. En la manifestación de la naturaleza la primera expresión es mahat: la inteligencia o el orden cósmico. De mahat surge ahamkara o el ego: el sentido de individualidad o del yo. 

Según Swami Satyananda la palabra Tantra proviene de Tanoti y Trayati que significan expansión y liberación, por lo que etimológicamente lo define como la expansión de la consciencia o la liberación de la energía para lograr la unión de Shiva y Shakti. Siendo Shiva la consciencia Pura que reside en el Sahasrara Chakra de la coronilla y Shakti la energía Kundalini que reside en la raiz de la columna vertebral o Muladhara Chakra, que al despertar a través de prácticas tántricas o Sadhanas, esta energía despierta y asciende por el canal energético espinal o Sushumna nadi para fusionarse con Shiva. La unión de Shiva y Shakti o de la consciencia y la energía desencadena el despertar o la iluminación. 

  1. Tantra y Yoga 

Tantra no es el ‘Yoga Sexual’ como vulgarmente se dio a conocer. El tantra es un conjunto de conocimientos muy amplio y abierto que abarca todos los aspectos de la vida incluyendo la sexualidad. 

El Yoga es una parte del Tantra que está enfocada en preparar el cuerpo y la mente para llegar a estados más profundos de consciencia. El Hatha Yoga que conocemos hoy proviene del movimiento tántrico. Las asanas, el pranayama, los mandalas y los mantras son prácticas    tántricas. El Hatha Yoga Pradipika, el texto más famoso y uno de los más antiguos sobre Hatha Yoga, es una compilación de textos tántricos desde el siglo IV y el siglo X d.C. Podemos decir que el Yoga que conocemos hoy en occidente es una derivación de las tradiciones tántricas. 

El tantrismo utiliza la energía cósmica y la considera como sexual, buscando contemplarle y canalizarla con fines espirituales. La unión macho y hembra representan la unión del dios y la diosa, de las fuerzas bipolares del cosmos, del positivo con el negativo, de lo femenino con lo masculino, de Shiva y Shakti, de Brahman y Atman. 

Lamentablemente, el sexo ha sido un tema tabú y se ha reprimido a lo largo de la historia. En ciertos momentos, el Tantra fue criticado por grupos religiosos debido a su libre aceptación de la sexualidad y por utilizarla como un medio para la trascendencia. Por ello, algunos maestros mantuvieron en secreto estas prácticas para que el Tantra pudiera sobrevivir. La represión de la sexualidad ha impedido que se pueda entender adecuadamente su naturaleza, originando así un alto índice de obsesión y conflicto interno en muchos individuos. Y es gracias a esto que se ha creado una percepción deformada de lo que es el Tantra y su asociación directa con la palabra sexo o pornografía. 

  1. La filosofía del Tantra 

El rasgo más característico del Tantra es su actitud de aceptación de la vida en su totalidad, sin rechazar nada de lo que existe, donde cualquier sendero es válido para experimentar el juego de la creación. Vivir cualquier experiencia plenamente es el medio para alcanzar un nivel de Consciencia Superior, para trascender y hacernos ‘uno con el todo’. 

La valoración dual de ‘bueno y malo’ nos llevan a aceptar solo una parte de la existencia y a negar la otra, cuando en realidad una polaridad no puede existir sin la otra porque son parte de los mismo. Todo lo que nos toca vivir es contemplado como una oportunidad de crecer interiormente. 

El Tantra invita a replantearse cualquier tipo de programación mental o de conceptos pre-definidos que se puedan tener sobre cualquier situación, a aceptar la vida sin prejuicios, a abrirnos a cualquier tipo de experiencia y vivirla conscientemente. De esta forma podemos evolucionar en cada instante de la existencia. 

Para llegar al sendero de la iluminación, es necesario primero conocer el mundo de los sentidos, experimentar plenamente el camino exterior para lograr una comprensión más completa y profunda de la vida antes de progresar al sendero del mundo interior. 

  1. Maithuna 

Es un término sánscrito utilizado en Tantra que se traduce con mayor frecuencia como coito sacramental o unión sexual en un contexto ritual. Es un ritual que forma parte de un camino iniciático guiado por un maestro y es solo uno de los caminos y es uno de los tantos rituales contemplados en el sendero tradicional del tantra y sus vertientes. 

Se refiere a la unión en el sentido físico y sexual de las parejas de hombres y mujeres. Así como ni el espíritu ni la materia son efectivos por sí mismos, pero ambos trabajando juntos crean la existencia, así también es efectivo maithuna cuando la unión está consagrada. La pareja se vuelve divina: ella es Shakti y él es Shiva, confrontan la realidad última y experimentan dicha a través de la unión. Las escrituras advierten que a menos que ocurra transformación espiritual, la unión es incompleta. Se aborda el acoplamiento sexual con respeto y requiere de una preparación previa que puede durar semanas. 

Lo importante en esta unión es el reconocimiento de lo sagrado en el otro, de la trascendencia y no de la gratificación sexual. A través de un profundo abrazo, se funden el uno en el otro, traspasando la dualidad, trascendiendo el tiempo y la personalidad, conduciendo la experiencia a un estado de meditación. A través de la interacción sexual se despierta el Shakti en la Muladhara Chakra en la base de la columna. Esta energía es conducida a través del Sushumna nadi o canal espinal hasta la coronilla donde se producirá un estado elevado de consciencia. 

Para lograr esto, es necesario que se alargue lo máximo posible la duración del acto sexual y evitar el orgasmo, para que así aumente el nivel de energía y pueda surgir la fusión Shiva-Shakti. Es un proceso estático de concentración y contemplación. Esta práctica de coito prolongado sin orgasmo también se ha practicado en otras culturas como por ejemplo la Taoista o en un ritual de los beduinos llamado Udhrismo. 

Se dice que es posible experimentar una forma de maithuna no solo a través de la unión física. El acto puede existir en un plano metafísico con penetración de energía sexual, en el que también transfieren energía a través de sus cuerpos sutiles. Cuando ocurre esta transferencia de energía, la pareja, encarnada como diosa y dios a través de egos disminuidos, se enfrenta a la realidad última y experimenta dicha a través de la unión sexual de los cuerpos sutiles. 

Para realizar el ritual se debe crear un ambiente propicio que debe ser limpio, perfumado preferiblemente con incienso y con flores. Se ingiere vino, carne, pescado y cereales tostados que serán inicialmente consagrados. La pareja realiza un baño de purificación y se colocan aceites y perfumes. El ritual tradicional incluye mantras, pranayama y asanas.  Luego se sientan uno en frente del otro para contemplarse y meditar. Finalmente se procede a la unión sexual en actitud meditativa y de entrega, visualizando un campo energético que les envuelve y los introduce en un estado de consciencia cada vez más profundo.  

  1. Kamasutra 

El Kama sutra es el texto más antiguo sobre sexualidad humana escrito en sánscrito probablemente en el noroeste de la India alrededor del siglo III d.C. Algunos historiadores afirman que pudiera ser mucho más antiguo. Es un libro que describe no solo posturas, pero códigos generales y morales con respecto a la sexualidad, la elección de la pareja y el cortejo. Vatsyayana, el filósofo a quien se le atribuye la autoría de este libro, define el sexo como una “unión divina”. Creía que el sexo por sí mismo no era algo “malo”, pero practicarlo de manera frívola sí era pecaminoso. Este texto también hace mención de relaciones homosexuales y adulterio bajo ciertas reglas de conducta. No es un texto pornográfico.

 7. Prácticas de Yoga para mejorar el vigor sexual 

Se dice que la persona no consigue al maestro, sino que el maestro consigue al alumno cuando está preparado y con un nivel suficiente de consciencia. Para no tener que esperar a que eso suceda, podemos de todas formas beneficiarnos de la filosofía del Tantra como un mecanismo de reprogramación mental, ruptura de prejuicios, apertura a nuevas experiencias y a plantearnos el acto sexual como un ritual sagrado.

No es necesario realizar un ritual Maithuna para saber que el coito puede disfrutarse mejor si damos tiempo a que suba la energía y si hay una sintonía intelectual y emocional en la pareja. Tal vez Hollywood y la cultura de la prisa en occidente hayan creado estereotipos distorsionados de cómo debe ser el acto sexual.

Por otra parte, el Yoga, al ser un sistema holístico de bienestar del Ser, nos ayuda a sentir y reconocer de forma más consciente nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras emociones.

woman in gray sweater seating on chair

Las prácticas de asanas, respiración y alimentación consciente nos hacen sentir mejor, ayudan a mantener nuestra salud en buen estado y contribuyen al desbloqueo energético, incluyendo aquellos que podamos tener en el ámbito sexual.  No solo se trabaja a nivel muscular sino también estimulo el sistema nervioso, el sistema endocrino y estimula órganos internos.  

Algunas de las técnicas que pueden contribuir a nuestra plenitud sexual son:  

  • Mula Bandha y Uddiyana Bandha
  • Nauli o retracción abdominal
  • Pranayama: Bástrica y Kappalabhati
  • Mudras: Kapittha Mudra, unión corazón-pelvis
  • Posturas:
    • Ustrasana o Postura del Camello, que proyecta la pelvis anteriormente
    • Pachimotanasana o Manos a los pies sentados en el suelo ya que masajea el aparato reproductor
    • Padottanasana o flexión anterior con las piernas abiertas
    • Malasana o Postura de la Rana
    • En general cualquier postura de apertura de caderas y de pecho
    • Ralajación y Shavasana
  • ¡Danza árabe!
  • Visualizaciones del Swadhisthana chakra en el sacro con el color naranja y el mantra Vam, su elemento es el agua. Se puede complementar visualizando el Anahata Chakra en el corazón de color verde con el mantra Yam, su elemento es el aire
  • Meditación 

Somos un fractal de toda la creación o una gota del mismo océano. Somos seres espirituales que vinimos a jugar el juego de la vida. La sexualidad es parte de ese conjunto de experiencias. Somos los únicos seres vivos en el planeta que no necesitan estar en celo para realizar el acto sexual, así que podemos verlo como un regalo o un don que tenemos para lograr una expresión cósmica sagrada que nos invita a recrear el ‘Big-Bang’, el orgasmo del inicio del universo, porque somos el universo mismo. 

REFERENCIAS 

Las Claves de Yoga de Danilo Hernández

El Libro Completo del Yoga de James Hewitt

El Tao de la Salud el Sexo y la Larga Vida de Daniel Reid

¿Te gustaría aprender a meditar?

Con amor Adri-@yoganesha

Recuerda que el poder está en la mente!!!

Con esta pequeña introducción de autoconocimiento espiritual abres las puertas de una nueva dimensión, sé Bienvenido!!!!

Correo enviado!!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad