Conoce tus fases hormonales y descubre sus increíbles beneficios

por | Mar 18, 2021 | Feminidad

“Si lo femenino se pierde en el planeta, nada de belleza, nada de ternura, nada de valor verdaderamente estético sobrevivirá”

– Sadhguru –

Antiguamente la menstruación era un don a partir del cual la mujer generaba vida (física o psíquica). La sincronicidad entre el ciclo femenino y el lunar revelaba el vínculo que une la menstruación con los grandes ciclos de la vida y el Universo. Esto hacía que nuestro cuerpo y nuestras reglas fueran sagrados.

Hoy en dia el aspecto sagrado de la menstruación ha dado paso al tabú, la incomprensión, la infravaloración y la alteración de nuestro sistema endocrino hasta el aniquilamiento de la regla (nueva píldora que reduce la regla a 4 anuales).

La regla es un prodigio biológico muy beneficioso para el cuerpo femenino. A nivel físico, por ejemplo, actúa como un sistema de autolimpieza mensual, protegiendo el aparato genital femenino, reforzando las defensas del organismo gracias a los estrógenos naturales. A nivel psicológico, la menstruación tiene un importante papel en la forma en que procesamos información, en la creatividad y en la conexión con nuestro inconsciente.

si deseas aprovechar el poder de tu ciclo mensual primero debes conocerlo 

¿cuales son las fases hormonales?

El ciclo menstrual es un periodo de aproximadamente 28 días en el que la mujer experimenta cambios en su cuerpo y su sistema reproductor, por la acción de las hormonas sexuales femeninas. Esta duración puede variar entre 23 y 35 días en función de la mujer.

Todos estos cambios tienen como objetivo preparar a la mujer para un posible embarazo, desde que inicia su etapa reproductiva con la primera menstruación, hasta que llega la menopausia.

Si deseas aprovechar el poder de tu ciclo mensual, primero debes comprenderlo y conocer sus cuatro fases hormonales. Cada una tiene sus propios desafíos y recompensas:

1. 🌸 Primavera – La fase folicular:

Nuevos comienzos – Planificación – Creatividad

Comienza el primer día de tu ciclo después de que termina tu sangrado. Dura de 7 a 10 días. La la hormona folículo estimulante (FSH), empieza a secretarse estimulando al ovario para que se desarrollen los folículos primordiales que son los que contienen a los óvulos en diferentes estados de maduración. En esta fase, tus ovarios se preparan para liberar un óvulo y el estrógeno comienza a elevarse, lo que ayuda al útero a reponer su revestimiento para que pueda alojar el óvulo más adelante.

El aumento de las hormonas tiene un efecto positivo en la química de tu cerebro. Puedes sentir una oleada de inspiración y creatividad, y una voluntad de experimentar cosas nuevas.

La fase folicular marca un nuevo comienzo para tu cuerpo. Este es el momento de considerar lo que quieres de la vida y establecer buenas intenciones para el mes siguiente.

2. 🌞 Verano – Fase ovulatoria:

Comunicación – Lanzamientos –  actividad

Generalmente dura de 3 a 4 días, aproximadamente del día 8 al día 14. Durante este tiempo, el óvulo pasa de la trompa de Falopio al útero. En este punto, el revestimiento uterino se ha vuelto exuberante, listo para amortiguar el óvulo mientras espera la fertilización. En la segunda semana el estrógeno continúa aumentando hasta el día de la ovulación (día 14 en un período de 28 días) donde alcanza su punto máximo, por ello ¡es la semana del pico creativo femenino!

Gracias a este subidón de estrógeno nos sentimos seguras de nosotras mismas y como resultado nos sentirnos súper creativas y sexys. El estrógeno aumenta nuestro atractivo al provocar cambios sutiles en los tejidos de la piel, lo que hace que los rasgos faciales sean más simétricos.

También libera la hormona luteinizante (LH), encargada de desencadenar la ovulación una vez el folículo que contiene el óvulo haya madurado por completo. La testosterona también aumenta y nos sentimos más audaces, impulsivas y con más libido.

Todas estas hormonas estimulan los centros verbales y sociales de tu cerebro, lo que puede hacerte sentir más abierta y comunicativa. Aprovecha este impulso repentino de ser social entablando una conversación con ese contacto comercial con el que has querido comunicarte. Pero tanta capacidad de absorber puede resultar en ansiedad o estrés por una excitación excesiva de la mente si no tomamos pausas creativas para regular el flujo de información.

3. 🍁 Otoño – La fase lútea:

Ejecución – Tareas detalladas

Generalmente dura de 10 a 14 días, aproximadamente desde el día 15 al 22 en un período de 28 días y se divide en dos subfases. En la primera mitad o fase post-ovulatoria, los niveles de estrógeno y progesterona están en su punto más alto. Su trabajo es indicarle al cuerpo que mantenga su revestimiento uterino en caso de que el óvulo se fertilice.

También optimizan la química de tu cerebro para la orientación de tareas y detalles. ¿Tienes un proyecto que necesitas terminar? Ahora es el momento de hacerlo.

Segunda mitad de la fase lútea: si no ocurre la fertilización, los niveles de estrógeno y testosterona caen en picada, lo que nos hace sentir leves síntomas premenstruales (PMS) como irritabilidad y fatiga.

ciclo menstrual

La progesterona en cambio aumenta, la cual nos hace sentir más lentas, ensimismadas y tranquilas porque su función es sedante. Si eres sensible a la progesterona puede que te sientas más triste y/o melancólica Luego tu revestimiento uterino se desprende y comienza tu fase menstrual.

4. ❄️ Invierno – Fase Menstrual:

Descanso – Evaluación – Reflexión – Meditación – Introspección

Corresponde a los últimos 6 días del ciclo. Este sangrado menstrual se corresponde con la descamación del endometrio debido a que no ha habido implantación embrionaria. En esta fase puede que no sientas tanta vitalidad aun pero será el momento de mayor intuición por lo que es perfecto para la introspección, la meditación y el descanso. Aprovecha de mirar hacia adentro, descansar y reflexionar. Para evitar sentirte agotada e irritada durante este tiempo, asegúrate de establecer límites firmes y decir “no” a las demandas de otras personas.

La menstruación no es un sangrado intrascendente con el único fin de amargarnos la vida e impedirnos ser seres lineales, y tampoco es sólo una manifestación física: es una fuente de creatividad, intuición, espiritualidad y conocimiento interior extraordinario, y por tanto un pozo de sabiduría y poder personal.

La información menstrual es reflexiva e intuitiva y nos la transmiten los sueños, las emociones y los anhelos. Cuando bloqueamos continuamente esta información, esta vuelve en forma de síndrome premenstrual (SPM). Que más del 60% de las mujeres sufran SPM es una consecuencia de no respetar nuestro cuerpo y su necesidad de subir y bajar como las mareas. El SPM es el precio de intentar domesticar y esconder nuestras necesidades e ir contra natura.

ciclo femenino

No todas las mujeres sufren los síntomas del premenstrual. Esto puede variar dependiendo de: la genética, enfermedades y/o desórdenes hormonales y de si se lleva un estilo de vida saludable: come alimentos nutritivos, descansa las horas suficientes, hace ejercicio, tiene tiempo para divertirse, sus niveles de estrés son bajos y sobre todo si sincroniza sus hábitos y actividades a su ciclo hormonal. Si todo está bien los síntomas premenstruales serán muy bajos o nulos.

Eleva tu energía y mejora la productividad con el enfoque PATD

Teniendo en cuenta que nuestros sistemas biológicos fluctúan en respuesta a nuestras hormonas, no tiene mucho sentido adoptar una rutina que sea la misma, día tras día. En lugar de elegir un enfoque único para todas, ¿por qué no intentar practicar PATD?

PATD significa Preparar, Abrir, Trabajar y Descansar. Como enfoque, se trata de hacer coincidir tus actividades con las fases de tu ciclo, comenzando con la fase folicular, que es la etapa de “preparación”. Esto puede ayudarte a lograr más con menos esfuerzo. Solo se necesita un poco de planificación.

Practicar Dharana (mindfulness), observando y tomando consciencia de los cambios que suceden en nuestro cuerpo de manera holística nos ayuda a comprender cuándo podemos ser más productivas y creativas o cuándo necesitamos descansar. No se trata de echarle la culpa a las hormonas sino de utilizarlas a nuestro favor, siendo conscientes de cómo funcionamos como mujeres para poder organizarnos y ser productivas de acuerdo a los ritmos cíclicos de creación.

En mi caso particular, hubo un antes y un después de tomar consciencia de la magia de mi brújula interior, tanto fuera como dentro del tapete. En las próximas publicaciones entraremos más en detalle sobre como sincronizar tu vida, tus hábitos y tu práctica de YOGA con tu ciclo natural femenino para que también descubras y lleves a la práctica sus increíbles beneficios.

Comenta en el pie del blog si ya eras consciente de estas transformaciones ¿sufres de algún desorden menstrual? O si ya sabes sincronizar tus actividades con tu ciclo ¿has notado cambios favorables?

Algunos libros y referencias recomendados para profundizar en el tema: 

¿Te gustaría aprender a meditar?

Con amor Adri-@yoganesha

Recuerda que el poder está en la mente!!!

Con esta pequeña introducción de autoconocimiento espiritual abres las puertas de una nueva dimensión, sé Bienvenido!!!!

Correo enviado!!